Basic de SexPlace: “He tenido que luchar contra los prejuicios de ser una mujer que habla de sexualidad”

Basic de SexPlace

 

Con casi un millón de suscriptores, el canal de Sex Place se ha convertido en uno de los canales de sexualidad más populares de YouTube. Detrás de ese éxito, y de la pantalla, está Basic, una chica de 29 años que comenzó trabajando como diseñadora gráfica para la marca y que acabó convirtiéndose en la cara visible de la tienda. Ahora también se dedica a subir vídeos donde habla sobre sexualidad y recomienda juguetería erótica, entre otras cosas. Si quieres saber más… ¡no te pierdas nuestra entrevista a Basic de SexPlace!

¿Qué representa para ti el canal?

Para mí el canal ha representado muchas cosas. Primero, sacrificio porque es cierto que, aunque no quieras, pasas de ser una persona completamente desconocida a una persona que la gente conoce y, quieras que no, estás dando tu cara. Y también tienes en ciertas cosas un poco de miedo. Yo soy una persona muy abierta sexualmente hablando y no tengo ningún problema en hablar de ello, ¿pero y si el día de mañana necesito buscar un trabajo en una compañía telefónica, banco o lo que sea y de repente alguien ve mi canal y dice “bua, está hablando de pollas”? Y no me contratan por eso. Era un poco arriesgado, pero ahora mismo es parte de mi día a día.

Siendo que hablar de sexo todavía es bastante tabú, ¿has tenido que luchar contra prejuicios?

He tenido que luchar contra los prejuicios de ser una mujer que habla de sexo. Hay varios canales de sexualidad: conocemos a Yaiza, a Noemí, que son dos canales también súper grandes, que son además chicas impresionantes y que también hablan muchísimo sobre sexualidad. También hay otros canales de chicos, pero el foco de atención no es el mismo cuando un hombre habla de sexualidad que cuando una mujer habla de sexualidad.

Cuando una mujer habla de sexualidad, para empezar, es una guarra. Para seguir, es una fresca. Y, por último, es una mujer que folla bien. O sea, es implícito: yo porque sé de sexo, porque sé dónde está el clítoris, follo bien. ¿Por qué sé lo que es una cebolla cocino bien? Pues no, a lo mejor soy una pésima cocina. Una cosa no tiene que ver con la otra. Entonces, he luchado contra el prejuicio de hablar de sexo públicamente y he luchado contra el prejuicio de ser una mujer que habla de sexo en público.

¿Las personas que están triunfando en YouTube hablando de sexualidad son mujeres?

Yo creo que sí. Bueno, o al menos son las que sigo yo. A lo mejor es porque como soy una mujer sigo a mujeres. Pero sí, creo que sí.

¿Hay algún motivo por el que los hombres que hablan de sexualidad parece que no atraen al público?

No, es que yo creo que es diferente. Hay bastantes chicos hablando de sexo, pero yo creo que, primero, los tíos quieren oír hablar a chicas de sexo, esto es así. Porque les pone mazo que una chica sea tan abierta. Lo que he dicho antes: esta tía habla de sexo, seguro que come las pollas de puta madre, voy a decirle que me coma la polla.

Pero yo creo que a los chicos les gusta ver a chicas hablar sobre sexualidad y las mujeres se sienten muchísimo más cómodas viendo a una mujer hablando de sexualidad que a un hombre. Yo creo que sienten que un hombre nunca va a poder entenderlas. Pero, en cambio, los chicos no tienen esa percepción de una mujer, supongo que también por lo típico: las mujeres, personas sensibles, personas empáticas… Sienten que pueden empatizar con ellos y no tienen ningún problema.

¿Cómo gestionas los comentarios fuera de tono?

No los miro, directamente. Yo dejé hace tiempo, desgraciadamente, de mirar los comentarios asiduamente. Vuelvo a repetir: soy una mujer, me dicen barbaridades por la calle día sí, día no. Cada vez que sales de fiesta hay algún viejo verde que te dice alguna cosa. Cada vez que sales de fiesta hay algún pesado que te dice alguna cosa. Entonces, desgraciadamente, las chicas estamos muy acostumbradas a aguantar esa serie de comentarios. Pero cuando vienen ya a decir cosas súper explícitas… de verdad, yo creo que he visto más pollas en los tres años que llevo de canal que un urólogo en dos años. Te lo juro.

¿Tus suscriptores te consultan dudas?

Sí, muchísimo. Muchísimos chicos, muchísimas chicas… Además, es muy gracioso porque hay patrones. En plan, las mujeres me van a preguntar por esto, los hombres me van a preguntar por esto, los gays me van a preguntar por esto, las lesbianas me van a preguntar por lo otro. Prácticamente todo el mundo te pregunta exactamente por lo mismo. Y sí, me preguntan todos los días. Todos los días tengo como unas 10-15 consultas, que se solucionarían si vieran todos mis vídeos.

¿Qué te suelen preguntar?

Depende. Por ejemplo, en el caso de chicos heteros cis normativos es el típico problema de “es que quiero durar más”, “es que mi pene es pequeño”, “es que a mi novia no le entra”, “es que practicamos sexo y mi novia no lubrica”. En caso de chicas, “es que tengo miedo de mi primera vez”, “es que duele mucho, sangra”, “¿puedes hacerlo durante la regla?”, “es que no lubrico”, “me duele la penetración”, “me da vergüenza ponerme arriba porque estoy gorda” … Una serie de cosas así.

En el caso de las lesbianas, “es que no sé qué hacer”, “es que tengo miedo”, “es que mi mejor amiga me gusta desde hace un montón de tiempo y no sé cómo decirlo” … Sobre todo, las lesbianas es sobre cómo me declaro. Los gays, “es que tengo muchísimos problemas con la penetración anal”, “es que he sangrado”, “es que me he metido una cosa por el culo y no me sale”.

¿Crees que al hablar de sexo de forma tan natural hace que la gente se suelte contigo para hablar de sus problemas?

La mayoría de gente viene y me pregunta o me dice: “Te lo cuento a ti porque me da vergüenza contarlo en mi círculo o a cualquier persona o porque no tengo a nadie a quien contárselo”. A mí me parece un poco triste, no sé, yo es que he hablado toda mi puñetera vida sobre el sexo de una forma muy natural y para mí era una cosa inconcebible, pero después de conocer esta situación y después de conocer a muchísimas chicas, sobre todo son chicas, que les pasa exactamente lo mismo y es en plan de wow, esto está mal.

¿Cuál es el perfil de tus seguidores?

Es bastante variado, pero lo que más me he encontrado son chavales y chavalas de unos 14 a 20 años aproximadamente, porque hay muchísima desinformación y ya sabemos que los teenagers de hoy en día utilizan internet así. Entonces, cuando encuentra un canal de sexualidad es “oh Dios mío, esta persona me va a hablar de esto de lo que nadie habla”. Sobre todo, son de esas edad y latinoamericanos porque mi canal las máximas visualizaciones que tiene es en Latinoamérica.

¿Estos teenagers solo tienen dudas sobre la primera vez o dudas más concretas?

Tienen dudas muy concretas muchas veces, cosa que dices… wow. O sea, quiero decir, yo lo he vivido y la gente se horroriza hoy en día. “Oh Dios mío, es que los niños 12 años hoy en día se masturban”. Vamos, venga, y tú no, qué me estás contando. O “es que las niñas de hoy en día con 13 años parecen adultas de 18”. Pues escúchame, si tú confundes a una niña de 13 con una de 18, tienes un puto problema en la cabeza, eso lo primero. Y lo segundo, es que la sexualidad empieza a partir de los 11 años. Esto va así. O sea, cuando empiezan tus hormonas a hacer ererere. Había niñas en mi clase que a los 9 años les había bajado la regla y, por lo tanto, se supone que ya tienen hormonas y se supone que ya va a empezar a hacer algo su cuerpo respondiendo a la sexualidad en sí. Entonces, hoy en día la gente se escandaliza muchísimo.

¿Recibiste educación sexual?

No, ninguna, absolutamente. Bueno, una vez vino una mujer a explicarnos lo que eran las ETS, a enseñarnos a poner un condón en un plátano y ya está.

¿En tu casa se habla de manera abierta de sexualidad?

Sí, sin ningún problema. De hecho, siempre hemos normalizado las cosas. Nunca ha habido ningún problema de “no te quedes a dormir en casa de este chico”. Para nada. Mi madre decía “tú, con cabeza y no te quedes preñada”, y ya está.

Teniendo en cuenta que no recibiste educación sexual, ¿has aprendido en el ámbito familiar?

No. O sea, quiero decir, yo nunca le he preguntado: “Mamá, ¿cómo te da papá por culo?” para saber esas cosas, ni muchísimo menos. Sobre todo, lo que he hecho es leer como una condenada libros de sexualidad, he preguntado a gente… Estuvimos trabajando una temporada con una sexóloga en Sex Place a la que de vez en cuando le pregunto dudas porque hay gente que tiene problemas incluso psicológicos y ahí ya tienes que derivarte a la sexóloga.

La gente que se cree que soy sexóloga. Y digo, de verdad, no tenéis ni puñetera idea de lo que es sexología. Que te expliquen cómo comer una polla no es sexología, es otra cosa completamente diferente. La sexología es cuando la gente tiene problemas, por ejemplo, un problema muy común entre las personas con vagina es el vaginismo, que se trata con la sexología. O la eyaculación precoz. Esos son temas que van ligados a la psicología.  

¿Crees que internet es un buen sitio para aprender sobre sexualidad?

No. Sí. No. Ah… es que esta pregunta es tan ambigua. Porque internet es un buen sitio, un gran sitio, tiene un montón de cosas maravillosas, pero tiene cosas tan malas… Porque dentro de internet está el porno, pero dentro de internet también hay un montón de información que es necesaria. Entonces, creo que sí y creo que no también.

¿Crees que el porno es negativo?

Creo que el porno ha hecho mucho daño, muchísimo daño, sobre todo a las mujeres, muchísimo. Porque se nos ha mostrado prácticamente… bueno, salvo este último año, dos, tres años en los que digamos que ha habido un porno un poco más ambientado hacia mujeres, o sea un porno para las mujeres, que a mí también me hace mucha gracia esta distinción, pero bueno… Básicamente a las mujeres se nos ha presentado como un objeto sexual al que hay que follarse. O sea, nosotras no somos personas, somos objetos a los que hay que follarse, y a los que utilizas para correrte, para hacer daño y para cumplir todas tus fantasías. Nunca hemos sido personas, siempre hemos sido algo. Que si tu madrastra, tu hermanastra, tu profesora… Entonces, al ser algo, nunca somos realmente personas. Somo eso, un objeto al que follarse.

Parece que ahora hay un aperturismo sexual y que la gente empieza a hablar más de ello y a reconocerse como lo que es. ¿Es algo nuevo o realmente ya existía antes?

Es que yo cero que la gente no se reconoce nada. O sea, ahora es mucho más y es cierto que sobre todo en tema LGTB la gente nos reconocemos más, pero si haces realmente vista retrospectiva y ves el mundo entero, esto es un problema muy gordo y muy grande. O sea, de verdad que la sexualidad sigue siendo algo de lo que la gente no quiere hablar. Yo tengo siempre un dicho que es que hay tres temas por debajo de la cintura de los que la gente nunca quiere hablar: de cagar, del dinero y de follar.

¿El colectivo LGTB sigue estando estigmatizado?

Claro. Yo que soy abiertamente bisexual, mi hermana es lesbiana y prácticamente todos mis amigos del colectivo LGTB, me encuentro día sí y día también un montón de movidas y un montón de historias. De hecho, yo nunca he tenido miedo de decir que soy LGTB, pero he de decir que varias personas cercanas a mí me dijeron que lo evitara por si acaso no triunfaba en el canal.

¿Cómo funciona la censura en YouTube?

A ver, esto es muy divertido. Digamos que en YouTube hay tres tipos de contenido. El contenido blanco, family friendly, que es contenido sin censura en el que no dices tacos, no hablas de sexualidad, no hablas de violencia, no hablas prácticamente de nada que pueda alterar mínimamente a la gente. Después está el segundo, que es el canal amarillo, que somos los que tenemos censura amarilla y que somos los que hablamos de sexualidad, de tema LGTB, violencia, muchas veces temas políticos y demás. Y, después, están los canales y los vídeos -que yo creo que deberían, a esos sí, ponerles una buena censura- donde hay violencia explícita, sexo explícito. Para que te hagas una idea, me quitan el 70% de la monetización.

¿Consideras esta censura un problema? ¿Se debería hablar más abiertamente de estos temas?

Se debería hablar más abiertamente del sexo porque es una cosa que practicamos todos, porque es una cosa que a prácticamente todo el mundo, más tarde o temprano, le llega. Lanzarte, como hemos hecho prácticamente todos, al desconocimiento hace que las primeras veces sean desastrosas, que te pases años masturbándote sin llegar al orgasmo, que no sepas cómo es tu vulva, que de repente tengas una ETS y no sepas ni siquiera identificar cuál puede ser o tengas vergüenza de ir al médico.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas